Una semana después…

Puede que alguien aún no se haya enterado de que esta última semana que hemos vivido pasará a la historia y supondrá muchos cambios, para todos.

La publicación por parte de WikiLeaks de los papeles de la diplomacia estadounidense ha permitido avistar los hilos del mundo…

Desde que hace 7 días todo esto saliera a la luz hemos podido enterarnos de muchas cosas interesantes y plantearnos otras muchas cuestiones.

A nivel nacional nos hemos enterado de cómo los tentáculos de EEUU entraron en el Ministerio de Cultura para lograr la… magnífica [nótese la ironía] Ley Sinde.

Y es que esta semana ha dado para mucho: para conocer los secretos mundiales, las reacciones a la filtración, la respuesta de los EEUU y las posibles consecuencias.

De lo que más se está preocupando actualmente el gobierno estadounidense es de borrar a WikiLeaks de la faz del ciberplaneta.

Primero les han quitado el dominio wikileaks.org, luego Amazon les echa de sus servidores, a lo que WikiLeaks responde en su Twitter que si están incómodos con la primera enmienda deberían dejar de vender libros. WikiLeaks se refugia en Suiza y consigue dominios en Alemania, Finlandia y Países Bajos mientras sigue alojada en varios lugares del mundo. Francia pide que la echen de su territorio. PayPal, ‘aconsejada’ por el gobierno norteamericano cancela la cuenta de apoyo a WikiLeaks, diciendo que no se atenía a sus reglamentos ya que el dinero estaba siendo utilizado para una actividad ilegal. Desde el gobierno se pide que la página de la organización no sea accesible desde los EEUU, llegando el bloqueo incluso a los ordenadores de la histórica y fantástica Biblioteca del Congreso.

Todo esto nos lleva a plantearnos hasta qué punto existen la libertad y la neutralidad en la red y hasta qué punto son necesarias. Nos hace ver cómo actúan y hasta dónde pueden llegar los gobiernos, particularmente el estadounidense, para controlar internet. Cuestiones relevantes a menudo en contra de nuestros derechos.

Mientras, Julian Assange, ese misterioso hombre del que vamos sabiendo más cosas a lo largo de su cruzada en la búsqueda de la verdad, sigue en paradero desconocido buscado por la justicia.

Pero ayer por la tarde dió una entrevista por chat desde su escondite a EL PAÍS en la que nos contaba que “Geopolitics will be separated into pre and post ‘Cablegate’ “.

Este superheroe para unos y supervillano para otros ha conseguido cambiar las reglas del juego y de paso el mundo…

No es de extrañar entonces que algunas se pregunten ¿Por qué nos pone tanto Julian Assange, el fundador de WikiLeaks?

;)

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s