San Valentín

Hoy, día en el que se venera al amor, quiero ofrecer un pequeño detallito a todos aquellos que comparten conmigo el amor por la lengua…

Se trata de un pequeño artículo de David Crystal, uno de los lingüistas más reconocidos actualmente. En dicho artículo, David analiza brevemente el empleo de la palabra Love y sus derivados por parte de nuestro querido amigo W.S. en todas sus obras.

Shakespeare on Love

Simplemente una curiosidad para un día como este.

Os dejo un enlace a su blog DCblog

Ah! Y también quería felicitar desde aquí a otro de mis amores… Felicidades Valentino [46] !!!  :D

Advertisements

3 responses to “San Valentín

  1. Si el pobre San Valentín
    levantara la cabeza
    querría volverse a morir
    y no vivir esta fecha:
    Si enamorado tú estás
    hoy no tienes más remedio
    que algún regalo comprar
    o si no el disgusto es serio.
    Los comercios te lo avisan
    (el que avisa no es traidor)
    para que luego no digas:
    “Cariño, se me pasó”.

    Pero si tú has decidido
    salir a comprarle algo
    por verte si no en peligro
    o hasta incluso castigado
    (me imagino yo el castigo)
    aquí te dejo yo escrito
    una lista de regalos:
    Puedes un libro comprar
    de la tribu ‘pataltecho’
    (de sinpar fertilidad);
    un ‘juguetito’ de sexo
    para esta noche estrenar;
    una caja de bombones
    (casi tan original
    como las típicas flores
    procedentes del rosal
    pero que siempre funcionan
    si quieres asegurar).
    Y te digo aún más cosas:
    un pase para un Spa
    que te incluya algún masaje
    (suelen ofrecerte un pack
    que alivia en parte el ‘viaje’)
    de esos con chocolate
    o de esencias de limón
    que no parece un masaje
    sino una degustación
    (el masaje es en pareja
    lo que le resta algún punto
    porque los que masajean
    se organizan, es seguro,
    de modo que la morena
    masajea a tu señora
    y el maromo bien formado
    al caballero le toca…
    con lo que se te ha esfumado
    esa fantasía ‘golfa’).

    Otro clásico es la cena
    en un restaurante bueno
    acompañados de velas
    (casi parece un entierro)
    y que te vale unas pelas
    (llévate el bolsillo lleno),
    y después irte de copas
    a algún lugar con encanto
    donde bailar a la moda
    (aunque pareces un pato)
    y si se acerca algún tipo
    a saludar a tu chica
    “¿Cómo estás? Soy su marido”
    le dices con gran sonrisa
    (eso aconseja mi amigo,
    un artista de la pista).
    Mas si tú quieres triunfar
    vete a una joyería
    y allí le puedes comprar
    una u otra ‘tontería’
    y, si la haces grabar
    con un texto donde diga:
    “Mi amor no se apagará
    por más que pasen los días”,
    esta noche triunfarás,
    serás el rey de la pista
    y me lo agradecerás
    comentándome esta rima
    (¡qué menos puedo esperar
    después de tal ayudita!).

  2. … Una de esas frivolités que un lingüista puede y debe practicar, para justificarnos como ciencia en MAYÚSCULAS y para revisar viejas reflexiones básicas, eclipsadas por la inmensidad de la lengua. Conviene engrasar de vez en cuando, las piezas del mecanismo que organiza esa inmensidad, la gramática.

    “Lo fuertes que eran”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s